Aprender inglés no es como aprender Historia.

clases first certificate

Estrenamos este blog con este artículo que debe hacernos cambiar la forma de ver el proceso de aprendizaje de una segunda lengua, mejorando primero la capacidad para comunicarnos en la nuestra.

Para aprender a hablar en otra lengua no basta con asistir a las clases que nos propoclases first certificatenen en institutos, academias y facultades. Es necesario un cambio de mentalidad. Aprender una lengua no es lo mismo que aprender historia, por ejemplo. La lengua es la herramienta para comunicarnos, para expresar nuestras ideas y pensamientos y por supuesto, para entender los de los demás.

Como veremos en este artículo publicado en EL PAÍS lo más importante es trabajar nuestra lengua materna y practicar la que queremos aprender como una herramienta de comunicación, reforzando la parte NO escrita.

Si algo aprendemos en la escuela es gramática escrita, para pasar los exámenes. Pero esto no es suficiente si no trabajamos nuestra conversación, primero en nuestro propio idioma, después en el que queremos aprender.

Ver series y películas en Versión Original, asistir a encuentros de intercambio de idiomas con extranjeros, escuchar la radio, leer noticias. Hablar, hablar y hablar… El inglés es un lenguaje, un idioma, una herramienta de comunicación. Sirve para comunicarse. Este es el objetivo que tenemos que tener claro a la hora de aprender. El inglés sirve para hablar, escuchar, leer, escribir y en definitiva,,, comunicarse.

clases first certificate“En Portugal se habla muy bien inglés porque la tele es en versión original con subtítulos, mientras que aquí está doblada y se nota, como en Francia o Italia, los tres países donde se habla peor de Europa. La lengua entra por las orejas. Ahora está mejorando muchísimo el aprendizaje porque los niños están escuchando más música, miran vídeos en Internet, en YouTube… todo eso ayuda mucho pero el profesor aún no está preparado para formar la parte auditiva.” Paul Seligson

Te dejo aquí el enlace al artículo de EL PAÍS